Historia

   

   Los primeros restos de asentamientos que podemos encontrar en Puebla de San Miguel datan de la Edad de Bronce, con yacimientos arqueológicos en el paraje de los Pucheros. Posteriores a éstos se encuentran los yacimientos ibéricos del paraje de El Castellar del siglo II a.C y la Loma de la Valluenga.

 

 

   Históricamente, Puebla de San Miguel estuvo vinculada a Ademuz, de la cual formó parte durante siglos. En un principio se trató de asentamientos temporales por parte de los habitantes de Ademuz, que aprovechaban la zona montañosa para tareas agrícolas y ganaderas. Con el paso del tiempo este asentamiento temporal pasó a consolidarse en el valle. Con anterioridad a su ocupación por los cristianos en el siglo XIII ya dependía jurisdiccionalmente de la fortaleza musulmana de Ademuz. En el siglo XVIII a instancias de la autoridad local, Carlos III concedió la independencia de Ademuz, otorgando la categoría de Villa Real a Puebla de San Miguel el 12 de Febrero de 1765.

 

  El rico patrimonio cultural del municipio nos ayuda a conocer las diferentes actividades tradicionales realizadas en la zona: hornos de cal, yeso y tejas, corrales para el ganado, balsas y acequias de riego, caleras... Todas estas construcciones han estado asociadas a la economía local.