Flora y vegetación

Los terrenos que constituyen El Hondo son bastante homogéneos. Sin embargo, en el Parque hay distintos ambientes en función del grado de encharcamiento de las diversas zonas y de la calidad de las aguas de las mismas.
 
Los embalses poseen un agua relativamente dulce y con un alto grado de eutrofia. Estas características motivan que la vegetación sumergida sea escasa. La formación dominante es el carrizo, que rodea y coloniza las aguas poco profundas, alternando en algunas zonas con formaciones de juncos.
 
Las charcas periféricas están constituidas por aguas rasas con alto grado de salinidad y, en general, de mejor calidad. En ellas, las formaciones de saladar, que incluyen entre otras especies Limonium, Halocnemun, Suadea o Salicornia, constituyen una vegetación típica en la zona de gran interés por su carácter endémico del sureste peninsular.
 
Por último, en alguno de los terrenos drenados de la periferia, todavía es posible observar diferentes cultivos. Las palmeras y la hilera de eucaliptus que bordea el canal principal y atraviesan el Parque constituyen una imagen característica de la zona.
 
Imagen de un ejemplar de Taray en los alrededores del parque, junto al conocido Palmeral de Elche