Descripción

Ruta amarilla: Ruta a pie
 
La Ruta a pie, tiene un itinerario en el que están presentes la mayoría de los ecosistemas del parque. El trayecto permite contemplar una amplia pano-rámica de todo el parque, la fauna y la flora, las formaciones vegetales típicas y las aves, verdaderas protagonistas en cualquier zona húmeda.
 
El Acequión es un canal abierto arti-ficialmente para permitir la entrada de agua de mar que se constituye como una pequeña representación del hábitat marino. Se observan especies de fauna y flora marina como cangrejos, algas, actinias, posidonias, gusanos, polique-tos, peces, etc. El agua entra en La Mata por gravedad, debido a que la laguna se encuentra más baja que el nivel del mar.
 
Desde aquí se observa la vegetación de saladar, ubicada en las orillas de la laguna. Estas plantas poseen jugos internos con altas concentraciones de sal para poder soportar la alta concen-tración salina de suelo y las elevadas temperaturas, sin deshidratarse. Algu-nas de ellas eliminan el sobrante de sal por las hojas, lo que les confiere un color blanquecino.
 
Desde el Observatorio se ven las distintas aves acuáticas de la laguna. Según la época en la que el viajero realice la visita, podrá ver diferentes tipos de aves, ya que algunas de las mismas se detienen en este lugar para descansar y alimentarse en su largo viaje hacia África, mientras que otras pasan el invierno porque donde viven, la tundra ártica, tiene normalmente condiciones inhabitables en esta época. En primavera regresan a su hogar habitual. Otras aves, por el contrario, viven todo el año en el Parque. Son sedentarias. En esta parada se pueden observar desde gaviotas, chorlitejos, cigüeñuelas, avocetas y charranes, hasta flamencos y zampullines cuellinegros. El silencio en este punto debe ser total para evitar espantar a las aves.
 
El tercer alto en el camino se produce en la Pinada. Desde la distancia ya se observa el carrizo, una planta típica en este tipo de zonas cuya presencia denota la existencia de agua dulce. En esta última parada hay un importante conjunto de pino carrasco y pino piñonero además de eucaliptos. Estos últimos son fruto de la repoblación artificial.

También en la Pinada se ve una importante zona de saladar. El visitante puede buscar las señales que dejan los animales a su paso, intentar diferenciar los distintos tipos de pinos o, simplemente, descansar bajo una sombra. De cualquier forma puede disfrutar de su estancia en el Parque.
 
La cuarta parada es el observatorio El Zampullín. En el Parque Natural se han llegado a contabilizar concentraciones de miles de Zampullines, convirtiéndose en el principal punto de invernada de la Península Ibérica. La Mata es un área de reposo y alimentación durante la migra-ción de las aves.